LOS APAREJADORES ENTREGAN SUS RECONOCIMIENTOS ANUALES

El Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Burgos ha entregado sus reconocimientos anuales en un emotivo acto que, como afirmó el presidente, Jesús Manuel González, reunió a la “gran familia profesional” para acoger a los nuevos colegiados y felicitar a quienes llevan 25 años al pie del cañón en unos tiempos difíciles en los que han demostrado que saben “adaptarse al barro y la alfombra”.

Desde la celebración el pasado año del 75 aniversario, el galardón entregado es la escultura realizada por el artista burgalés Oscar Martín, quien explicó que su obra mira al futuro de la profesión con la “A” de aparejadores proyectada sobre la “E” de la edificación.

Antes de los reconocimientos, se entregó la insignia a los nuevos colegiados, varios de los cuales siguen la saga familiar como Olga Sáiz, portavoz de la nueva promoción y nieta de uno de los fundadores del Colegio Oficial de Aparejad

ores de Burgos a quien recordó “con planos sobre la mesa y sumando con calculadora y después a mano por si se equivocaba la máquina”. Saíz miró hacia el futuro pensando en los nuevos frentes de una profesión en la que “todo sería más difícil fuera del Colegio”.

Un colegio que ofrece sus servicios a través de un personal entregado como Yolanda Izquierdo se entregó la insignia oficial por sus 25 años de trabajo y quien recordó las máquinas de escribir, las impresoras “extragrandes y ruidosas” de hace un cuarto de siglo. Pasa el tiempo, mejora la tecnología, pero se sigue ofreciendo un trato personal y profesional a todos los colegiados.

25 años de Yolanda como los de toda una generación de profesionales que estuvieron representados por José Ramón Rodríguez quien, en su intervención, hizo una divertida crónica de un supuesto “V Congreso Intergaláctico” donde, desde el futuro, se estudian las “curiosas actividades” de los aparejadores.

Con motivo del 75 Aniversario, el COAATBU ha nombrado Colegiado de Honor a la Provincia de Burgos, galardón recogido por el presidente de la Diputación, César Rico, quien lo dedicó a todos los habitantes y regidores de los 368 municipios burgaleses de menos de 10.000 habitantes.

Municipios que son “nuestros clientes”, afirm

ó Pedro Iglesias, aparejador arandino que recibió el reconocimiento a la notoriedad profesional. En su emotivo discurso, Iglesias no dudo en afirmar su “orgullo de pertenencia” a esta provincia y, a la vez, reivindicar las infraestructuras “vitales” para que los pueblos no queden despoblados.

El acto celebrado en la Sala Polisón del Teatro Principal, contó por primera vez con el nuevo rector de la Universidad de Burgos, Manuel Pérez Mateos, quien tuvo palabras de “ánimo y optimismo” para los recién titulados en una carrera, Arquitectura Técnica, que considera volverá a subir en matriculaciones tras la crisis.

Un optimismo que también reflejó en la clau

sura el alcalde de Burgos, Javier Lacalle, quien consideró que ya se ve la luz al final del túnel con nuevas promociones de viviendas y el empuje que, desde el colegio, se ha dado a todo el tema de las inspecciones técnicas y la rehabilitación de viviendas.

Esta entrada fue publicada en Prensa, Vida Colegial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>